DESCUBRIENDO LA SEXUALIDAD DE MAMA



Por MIKE SINCLAIR

MAMA DANIELA Y LA SEXUALIDAD DE SU QUERIDO HIJO

Es muy atractiva. Describirla sería una repetición que los hechos demostraran sin necesidad de alagar su calidad de mujer ardiente. Quiso ser madre, y a los 28 años, soltera, se embarazó de un holgazán con quien convivió un par de años, hasta que se decidió, buscó ella trabajo y lo echó de su casa. Como todas las madres, crió a ese varoncito como pudo. La Abuela se hizo cargo de atender al niño que fue cumpliendo ciclos sin darse cuenta. Danny, lo amamantó hasta los 4 o 5 años. Lo gozaba a su pequeño solamente esos momentos en que se prendía de sus turgentes senos hasta que vuelta a vuelta los sangraba. Como todo niño se había convertido en un adicto chupador de tetas, con la aprobación de mamá. Aurelio, el compañero de su madre, el abuelo postizo del niño, reaccionaba cuando Danny le decía al niño, "mirá que si no tomas más se la voy a dar al abuelo", "no tomes mas Julito... déjale un poquito para el abuelo que tiene hambre" y acercaba el hombre su boca a esos pezones que !
chorreaban leche, ante la risotada de todos, la madre, la abuela y el niño. Pero en los ojos de su padrastro, se notaba la lujuria de un hombre mayor que realmente estaría dispuesto a hacer muchas cosas con semejantes pechos.

El resto del día, Daniela trabajaba, era mucho el sacrificio que hacía para mantener al hijo. Pero ella gozaba a su niño. Estaban juntos por la noche. Lo veía criarse y se sentía orgullosa de tenerlo solamente para ella. Como toda madre desde bebé, al bañarlo se lo comía a besos y terminaba poniéndose en la boca todo el sexo del niño. Después comenzaron a bañarse juntos, primero en un piletón de plástico, luego bajo la ducha, dónde jugaban. Los dos se divertían. Ella lo enjabonaba y masajeaba todo su cuerpecito. Luego lo hacía sobre su propia joven y ardiente piel. Frotaba su vulva hasta que se excitaba de tal forma que aferraba la manito del pequeño inocente y se la introducía en el interior de la vagina, restregando su clítoris con esos deditos, que rasguñaban adentro, jugando con algo que tocaban y no veía. Luego la maravillosa sensación que le proporcionaba el orgasmo. Totalmente convulsionada y contorsionándose de placer, apretaba la cabecita del mocosito contra la espe!
sura de su monte de Venus ante las risitas del casto que cada día volvía a jugar con mamá que golpeaba a veces con fuerza su pelvis contra esa carita de ángel. Luego, la calma. Esa bella hembra, alta, elegante, para no darle un extraño a su hijo, tenía su forma para satisfacer sus necesidades y gozar de enormes placeres. Danny, lo crió entre juegos eróticos y masajes sensuales, formando lentamente su conciencia que esa era la forma de jugar con mamá. Luego del baño, venía la sesión del secado. Otra vez, mamá no dejaba un milímetro de esa frágil y tersa piel sin pasar su lengua, hasta llegar al pene que lo introducía totalmente en su cavidad bucal saboreándolo, succionando delicadamente. Hasta que un día, notó cómo se levantó, se irguió y endureció. Con sorpresa comprobó que era del tamaño de su dedo índice. La cabecita casi cubierta por el prepucio, que la mami amorosamente se lo bajaba y subía hasta lograr que asomara su pequeño glande. Desde ese día comenzó a sentir nuevas!
sensaciones.


Cuando el niño , ya era un adolescente de 17 añitos , le pedía a mami jugar y tomar la leche de los senos maternos, aunque de sus senos no saliera nada. Ella lo mimaba tanto, lo consentía y se dejaba hacer. Ahora el hijo era el amo y ella la esclava. Sus duchas eran distintas. El secado del cuerpo era más placentero. Mamar era colosal. Con los deditos de sus pies, aprendió a meterlo en esa grieta caliente que encontró mientras tomaba su acostumbrada poción de leche materna. Ella vivía desnuda en casa, y se ponía fula cerrando sus piernas cuando ese monstruito, como si lo presintiera metía más y más su piecito en su vagina. Al final ella aflojaba y abría bien sus piernas y tomaba ese pececito por el talón y lo empujaba y lo empujaba, hasta tenerlo prácticamente todo en su interior. Él gozaba de ese cosquilleo que le producía mamá mordiéndolo con los labios de su vulva, cosa que le producía también a ella un franco deleite, al mover el niño sus deditos que alcanzaba a friccion!
ar su punto "G", produciendo fantásticos orgasmos en esa mamá joven que sin hombre al lado, buscaba la mejor forma de seguir viviendo. Ella que lo gozaba totalmente y el muchachito que le agradaba ese juego que le hacía sentir cosas lindas. Comenzó a gustarle mirar el vello ensortijado y oscuro de mami, mientras ella jugaba con su pito. Mamá lo dejó que metiera la mano como si quisiera arrancar esa mata de pelos, pero el aroma que emanaba de esa cosa de mamá, le gustaba, y metía más y más sus naricitas para oler eso rico que le atraía. Una noche la mami le dijo, en su enorme calentura que metiera su lengüita y ya casi a los 18 años, probó el niño los jugos de mamá, al tiempo que ella lanzaba orgasmos tras orgasmo, masturbaba con su boca el miembro del hijo, miembro que notaba, extrañamente, cómo estaba creciendo y de repente, lo escuchó gritar, al tiempo que mordía su clítoris y empujaba su falo muy adentro de la boca de mamá. Gustó por primera vez una precoz eyaculación, un!
chorrito de agua seminal de su amado niño, cuando , cosa que la enloqueció, de tal manera que lo trajo hacia ella y lo besó en la boca chupando la lengua del pequeño, por primera vez, casi con furia. Era tan abundante la leche de su querido hijo adolescente que MAMA DANIELA, ponia sus tetas erguidas para que JULIO la bañara con su esperma y luego , empezara a chupar de las tetasa de mama. A su manera, mamá Daniela, pasaba momentos agradables con su único hijo, a quien enseñó a mantener silencio absoluto.


Mamá se mantenía jovial y sugestivamente atractiva. Cuerpo perfectamente delineado. Labios carnosos, dientes blancos. Cabellos castaños claro, que le cubrían media espaldas. Los ojos de esa muchacha grande, de contemplación penetrante, mantenía una jovialidad absorbente que excitaba a los hombres de los que no le importaba aceptar sus invitaciones. El verde mar de su mirada la hacía una mujer de entrañable personalidad, lo que la convertía en una señora imponente, digna de todo respeto.

En varias oportunidades escuchó de boca de su madre, la abuela de Julito, quejas por el extraño comportamiento del adolescente a quien lo veía como ausente de sus tareas escolares, poco comer y delgado. Daniela acordó con su madre en racionarle las golosinas y dulces por la noche y hacerle un llamado de atención. Daniela, obediente a los requerimientos de ese cruel monstruito sexual fue quitándose prenda por prenda. Julito, absorto miraba a mamá desnudarse. Lo primero que saltó ante sus ojos, fueron sus hermosos pechos tan deseados por el niño, que ya estaba cumpliendo sus 18 años. Se acercó y recibió en su boca, los duros pezones de mami que se había calentado de sobremanera y comenzó a succionarlos placenteramente, mientras desabrochaba su bragueta y extraía su ahora bello miembro, enorme, duro, con pulsaciones potentes. Mamá flaqueó ante esa linda verga del hijo mal criado y que lo tuvo un par de días castigado, haciéndolo dormir en su cama en la otra habitación. Julito, !
comenzó a masturbarse delante de mamá, que se quitó casi violentamente la pequeña bombachita roja transparente y mientras se recostaba en su cama, metió sus dedos en busca del enorme clítoris que asomaba a ras de los labios vaginales. Lo frotó con furia mientras gozaba sentirse mamada por el hijo y el verlo masturbarse la enloqueció. Esa verga de 18 años, ya casi midiendo 20 centímetros y enorme espesor, le preocupaba pero era su entretenimiento principal. Sus orgasmos la hicieron arquearse y gritar su maravilloso goce. Presintió que el niño iba a eyacular, se arrodilló sobre él, formando un perfecto 69, tomando semejante pedazo y mientras ponía su peluda vagina en la boca, engulló la verga del hijo que acabó en su boca también gritando su enorme regodeo en una interminable eyaculación, que le hicieron succionar el clítoris de mamá que golpeaba con fuerzas su pelvis contra el rostro de ese mocosito amante de apenas 18 años.


Así era la vida de ambos. De día, mamá a su trabajo. Julito al colegio hasta el mediodía. Mamá le hablaba por teléfono a casa de la abuela, tres o cuatro veces en cada jornada. JULIO, con el inalámbrico se iba al patio para que no lo escucharan y asi alejar cualquier tipo de sospechas de la relacion que mantenia con su madre.


Danny, diminutivo de Daniela, siguió su vida normalmente. Un buen día les presentó un hombre a su madre y al marido de ésta. Era más bajo que ella, pero de rostro atractivo y buen físico. Cuando se quedaba en casa a pasar la noche, Julito sufría mucho, porque ese extraño estaba ocupando su lugar. Cuando hacían el amor, se cuidaban de hacer ruidos, creyendo que el muchachito dormía, pero él, al ritmo frenético de semejantes embates, se masturbaba, tantas veces hasta quedar dormido. No se animaba a quejarse, pero una noche, mamá no cerró la puerta del medio con llave y Julito ante enormes gemidos de mamá y Andrés, abrió despacito. Con la luz prendida tenían tan furiosas relaciones. Espió. Vio la verga de Andrés, no mucho mas grande que la que él tenía, ya, a los 18 años. Hacía lo que él hacía con mamá. Le metía su miembro en la boca que ella saboreaba, no con tanto placer como cuando le ponía su poronga él. Todo era igual. Nada diferente, ¿por qué lo cambió por ese tipo? se pr!
eguntaba mientras se pajeaba como un poseso. Mamá lo vio y no dijo nada, siguió con lo suyo. De pronto aquel tipo la dio vuelta y la puso con la cola hacía arriba. ¿Qué le haría? se preguntaba, él eso no lo hizo nunca. Mamá no se lo había enseñado. Vio a Andrés, con sus dos manos, abrir las nalgas de mamá. La acarició con un dedo, luego metió su lengua, la que comenzó a frotar y a removerla en el culito de mamá que estaba feliz sintiendo eso. Se le notaba en el rostro y la sonrisa que le regaló cuando volvió a mirarle. Él de eso no sabía nada, además ¿cómo meter la lengua en ese lugar tan sucio? Luego, Andrés, le metió un dedo y enseguida otro y los giraba, cada vez mas adentro, de pronto le ensartó un tercer dedo y notó que mami, se quejó pero comenzó a convulsionarse. Le gustaba. Andrés le colocó una almohada debajo y ella levantó el culito, mientras él apuntaba su verga bien dura, la que untaba con una crema que había sobre la mesa de luz y la puso en la puerta del culito!
de mami. Tampoco sabía nada de eso. Vio que mamá cerraba los ojos y mordía sus labios, mientras aquel hombre empujaba, primero lentamente y de pronto de un empellón se perdió su tranca todita en el culo de su madre. El grito de ella lo asustó, pero luego vio su sonrisa que lo miraba y lo incitaba con sus ojos a que siguiera masturbándose. Las cosas parecían empeorar, porque el que gemía hasta casi gritar era Andrés que galopaba sobre el culo de mami enloquecidamente y ella abría grande su boca suplicante y le decía: "¡¡ Más!!... maaaassss... maaasss.... por favor no te detengas... asiiiiiii!!...." Fue cuando Vio el rostro de Andrés rojo como un tomate, que le gritaba: "Todaaaaa para vos, putita.... ¿te gusta?..Ahiiiiiii, te doy todo lo que quieras puta de mierda..." Quedó exhausto sobre mamá que aún viboreaba en la cama por la cantidad de líquidos que descargaba Andrés en su culo. Comprendió muchas cosas esa noche. Lo que no comprendía Julito con sus trece años, cuál era el!
gusto de mamá con semejante cosa dentro de su culo. Él quería probar, si soportó la verga de Andrés, y le gustó, también le gustaría la suya. Y Así iba aprendiendo las cosas del sexo. Esa misma noche, luego de haberse duchado ambos, volvieron a la lucha. Julito, escuchó a mamá decirle:" Si no tenés persevativo, no, no quiero quedar embarazada". Volvió a levantarse Julito y se puso a espiar. Andrés andaba con su lengua, bastante más grande que la suya, hurgueteado la vagina de mamá y esta se removía. Quería más. Julito también se calentó y comenzó a pajearse. Por un momento los orgasmos de Danny se multiplicaron, pues Andrés era un hábil lengüetero que la enloquecía. Volvió a escuchar la voz de mamá suplicante: . "Andresito... quiero sentirla toda adentro, reventame la cajeta, ¡¡ por favooooorrr lindo!!... dame ese gusto.... ". Él, se lo negaba porque no tenía forro, pero lo decía con doble intención para calentarla más y más a mamá que continuaba pidiendo por favor:" ¡¡quie!
ro sentir toda tu verga, mi amor!!... dámela toda... sin forro..." Estaba histérica. Julito no sabía qué le pedía. Con él, eso no había ocurrido nunca. Por fin, cuando ella enfurecida lo tomó de los pelos, el hombre se compadeció y ella, le abrió las piernas y la penetró por ahí, por donde él, solamente metía su lengua. Vio el rostro de mamá contraerse de felicidad cuando supuestamente la tenía toda adentro, mientras le gritaba: "Siiiiiii.... muchoooo... mucho más.... Por favor no te salgas.... lléname de leche, reventame.... por Diooooosss, que felicidadddddd... que placer, macho mío....Ahoraaaaaa.... los dos juntoooosss".... Y así fue, Andrés empujó hasta el fondo y gritó una feroz eyaculación, mientras Danny, lloraba sus orgasmos. Julito no supo esa noche del viernes cuantas pajas se hizo, viendo a mamá cogiendo con un tipo que no era él.

Por la mañana del sábado, como mamá no trabajaba y él no tenía colegio, ella se levantó cerca del medio día y Julito casi a las dos de la tarde. Danny, había preparado la comida, Andrés no estaba, se había ido. Se sintió feliz de estar solo con su madre. Almorzaron pasadas las dos. No hubo ningún comentario en la mesa de lo ocurrido en la noche. Julito no quiso salir a ningún lado, ni a jugar con sus primos. Daniela lo llamó y lo mimoseó, De inmediato su miembro se puso duro y ella le dijo, que no, que se guardara para la noche. Y él le comentó que le dolía su pene. Mamá lo reprendió por sus masturbaciones. Pero ella se lo había pedido y le dijo:
- ¡A ver, Julito, qué le pasa a tu cosa de carne!... - y la verga de JULIO saltó de su slip machado con semen, morada, más enorme que nunca, como si estuviera hinchada y la cabeza se parecía a una víbora cobra, casi triangular. Se le había agrandado, algo le había pasado. Tal vez tantas fricciones con la mano no muy limpia. Mamá le tomó su gruesa verga entre sus manos. Hervía. Lo llevó al baño. Lo sentó en el bidet y se lo bañó con agua fresca un buen rato. Pero seguía duro, como si a cada segundo se fuera agrandando. Temió una infección. Buscó en el espejero abriendo la puerta central del botiquín, trajo un frasco de spadol, desinfectante vaginal, llenó el bidet de agua fría y le enjabonó el órgano inflamado, que a medida que ella lo restregó con ese jabón, lo veía al hijo totalmente entregado, abriendo sus piernas y subiendo su pelvis y murmuraba cosas que ella no quiso entender, pero fueron claras:
- ¡Mami... dejame meterla en tu culito, por favor mamita... como lo hiciste anoche con "ese"... y después por el otro lado. Nunca lo hiciste asi conmigo y con un extraño le diste de todo...
- ¡Julito, mi amor!... Hay cosas que no podemos hacer... Ya comprendés, tenes 18 años... Podés embarazarme... ¿te imaginás?... sería un riesgo muy grande...
- Entiendo mami... pero Andrés te dejó todo adentro, ya estás embarazada... ¿podés quedar embarazada de nuevo?...
- ¡No hijo!... eso no, y ahora saca todo ésto de mi vista que te lo voy a comer todo... - y comenzó a subirle y bajarle la verga que aun la tenía parada y era lo que le hacía doler, de tanto que lo castigó en la noche.
- Poné la boca mami, que voy a acabar... aunque sea eso, por favooooorrrr... - no terminó su súplica cuando fuertes y ardientes chorros de semen de su amado niño la bañaron, cuando abrió la boca solo pudo hallar los restos de ese jugo maravilloso de su niño. Entonces le limpió la enorme cabezota con la lengua, esperando que se le durmiera, pero no, el muchachito seguía tan vigoroso como si recién comenzara. Mama se limpió toda esa leche derramada, se desnudó, y lo ayudó a quitarse la ropa a él. Se sentó ella en el bidet, y le dijo a Julito:
- Enjaboname toda la concha, luego la enjuagas y después ponéme tu lengua... - Y así lo hizo Julito. Pero, todavia tenia mucho semen en sus huevos como para embarazar a su madre. Al enjabonar la vagina de mamá metió sus dedos muy profundamente, casi con rabia y le mordía los pezones que estaban erizados y duros. Y oyó la misma voz de la noche anterior:
- ¡Por favoooorrrrr, hijo... másssss rápido por diossssss.... Chupa fuerte las tetas de mamita... sácale lechita.... mi vidita chiquita, si sos mejor que Andrés.... asiiiiiiiiii, por favorrrrrr.... - y lo atrapó por el cuello, mientras se contorsionaba de placer y lo besó apasionadamente, metiendo su lengua en la boca de ese hombrecito que la estaba haciendo gozar como a una loca. Se puso de pié, lo agarró de la mano y lo llevó a su cama, la de Julito. Este quería en la cama grande y ella le dijo que no, que por la noche iba a venir Andrés y podía darse cuenta de algo. Hizo un 69 con el hijo que fue una locura. Se excitó de tal forma porque el niño no cesaba de eyacular. Pedía sus dedos en su cachucha y el niño se los negaba, por fin Julito logró que mami se volteara y comenzó chuparle el culito, su lengua entraba fácilmente, estaba muy dilatado. Hizo lo mismo que Andrés, metió sus dedos y mamá le pidió con angustia:
- ¡Por favor, Julito!... poneme eso tan grande que tenés... - él no la escuchaba, quiso oírla suplicar como lo había hecho con el otro, hasta que escuchó el tono tan deseado -... ¡Mi amorcito... dale ese gusto a mamita.... por favorrrrr... Julitooooo... ponémela toda, aunque grite y llore, mi vidita.... destrozale el culito a mamita... rompeselo mi vida...
- Si lo hago, ¿me la dejás poner por la concha?....- la extorsionó:
- Siiiiiiiiii.... pero por favor, metemela ya, toda por el culo.... ¡¡yaaaaaa!!... - Lo que nunca pensó mami que el nene ya tenía una verga de hombre y mucho mas gruesa que su amante de la noche anterior. Julito, la salivó y la puso en la puerta y con un grito de guerra empujó de golpe y se la mandó hasta el fondo, oyendo un grito desesperado de mamá con lágrimas en los ojos, pidiendo por favor que la sacara. Sin misericordia Julito se quería vengar por lo de la noche anterior y siguió moviéndose. Galopando el culo de mamá con ganas, cuanto más gritaba, más fuerte se la mandaba hasta los testículos. De pronto la oyó;
- Julito... no me hagas caso.... más hijo.... más fuerte sin piedad.... Ayyyy que lindo.... maaaaassss..... Maassssss... por diossssss que maravilla de polvo que me estoy echando con mi hijo.... massssss....por favor..... - y Julito no aguantó más y cuando estaba por vomitar toda esa leche dentro de su ardiente culito, misteriosamente se dio vueltas, abrio sus piernas y metio toda su verga por esa concha peluda de MAMA DANIELA hasta que acabo con toda esa abundante con una calentura que alcanzo a decirle a su madre: ¡¡¡¡Te embaraze madre!!!! ¡¡¡guarde toda esa leche en mis huevos solo para ti !!! ¡¡¡¡Espero que no vayas al ginecologo y te embaraces de mi y no de Andres.!!!


Se durmieron abotonados. No oyeron pasos. Mamá Daniela con el desarrollado miembro viril de su niño, aún dentro de su recto, que increíblemente seguía rígido y cruelmente insertado en ese conducto perfecto, largando mas y mas leche. . Nunca lo supo, ni el tiempo que pasó, ni por qué el despertador sonó a las 16 horas, si ella nunca lo hacía sonar a esa hora. Siempre a las seis y media de la mañana. Lentamente se fue despegando de Julito que seguí profundamente dormido con una enorme sonrisa de satisfacción en su rostro. El apareamiento había sido perfecto, lo demostraban los ojos de Daniela, cargado de un arrollador deleite que excitaba a quien la viera. Fue al baño. Se aseó, pero al volver refrescada por el restablecedor golpe de agua caliente en todo su cuerpo. Vestida y dispuesta a despertar a Julito, encontró su máquina fotográfica sobre la mesa del comedor, ¡Hacia tanto tiempo que no la usaba! Raro, ¿no? Además, era de esas instantáneas. Apretó el obturador y saltó una !
sin imagen. La revisó, se le había acabado el rollo. ¿Qué pasó? Se preocupó. Pero luego pensó que Julito la habría utilizado y la colocó en el lugar donde siempre estaba. Ya le preguntaría. Y comenzó a cocinar algo. Fue a despertar al muchacho, le costó hacerlo, era muy remolón. Luego de un buen baño, ya tenía la comida lista y se sentaron los dos a merendar y mirar televisión. Nunca se hablaba de lo que ocurría en la cama. Así se lo había enseñado mamá. De pronto, la mami preguntó:
- Julito... ¿qué hiciste con la cámara fotográfica?... - el adolescente , escondiendo una sonrisa, entre pícara y perversa, dijo sin mirar a mamá:
- ¡Nada! ¿Por qué?...- ella no le creyó:
- No... Sólo quería saber... como estaba, aquí, sobre la mesa... pensé que la habrías usado...- Julito abrió grande los ojos y la miró como asustado -... ¡Eh!... ¿qué te pasa?... Si la usaste no tiene nada de malo...
- ¡Si, mami, la usé, anoche... te saqué dos fotos...
- ¿Anoche? ¿Con Andrés?...
- ¡Sí, mami!... ¿no te enojás?...
- No... Pero no debiste hacerlo...Para qué la querés, si la tenés a tu madre siempre para vos para cogerme todas las veces que quieras.. ¿dónde están?...- Y con la cabeza le señaló su cama - ... Tráelas... - Julito, algo avergonzado, fue a su habitación y trajo dos fotos. La madre las miró y se sonrió, luego le preguntó - ... ¿y las otras?...
- No, mami... Solamente dos fotos saqué... y además, guardé la cámara en el lugar de siempre... No la puse sobre la mesa... ¿qué te pasa mami?...
- que no tiene más rollo... estaba casi nuevo... Sólo una que saqué recién y sin imagen...
- ¿qué quieres decir con eso mami?... - Un silencio profundo, ella miró al hijo y tembló:
- Que alguien estuvo esta tarde aquí... sacó fotos... se las llevó...
- ¿A qué le habrá sacado fotos, mamá?... - preguntó ingenuamente el muchachito:
- A nosotros dos en la cama, hijo...
- ¿Andrés?... - se asustó el muchacho:
- ¡No lo creo.... aunque todo puede ser...
- ¡Ya está!... - se miraron - ... ¡Mi papá!...
- ¿Que te hace pensar en él?... - Se angustió y se largó a llorar - ... ¿qué pasa ahora, hijo? ¿Por qué pensaste en tu papá...
- El miércoles...
- ¿qué pasó el miércoles?...
- Estuvo en la fiesta de graduacion del colegio -
-¿En el Colegio? ¿Para qué?....
- Quería verme, vino con su moto nueva... y me dijo que iba a venir a visitarnos cualquier día de éstos...- Mama, me consolo y me dijo que le quitara el vestido y la bombacha , prometiendome que de ahora en mas , no volveria a ver a Andres.

Pero , cuando mama DANIELA, le pregunto a su hijo porque no tenia relaciones con su novia del colegio, este simplemente le respondio: ¡¡Mi unica novia sos vos mama y tuyo es todo mi semen!!!


FIN DEL CAPITULO


ADAPTACION Y CORRECCION DEL TEXTO:

MIKE SINCLAIR


Si queres enviarme tu opinion, historias personales , miles de fotos de incesto familiar o queres contarnos una historia de sexo prohibido, podes hacerlo a: telecentro@infovia.com.ar


ENCUESTA:

¿Pueden madre e hijo tener una relacion prohibida?
¿Que pasa cuando surge una relacion prohibida entre ambos?
¿Pensas que un acto asi es impropio?
¿Y si el hijo intentara cumplir con el rol de marido?
¿Cual es la opinion de los profesionales?



Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias