Mi pequeña alumna



Por Nahualt

Aquella mañana, Nancy había venido a la escuela otra vez con su faldita demasiado corta, ya en otra ocasión le había dicho, que eso no estaba bien, yo sabía que lo hacía a propósito, la había observado en los pasillos, coqueteando con los muchachos mayores que ella y debo confesar que sentía celos.
Aunque llevaba yo varios años de docente, nunca me había ocurrido algo así, Nancy se sentaba siempre en las primeras filas, y me abría las piernas descarada y picarescamente, en cuanto veía que yo la había visto, cerraba sus hermosas piernas y hacia como la que no había pasado nada.
La cosa ya tenía un tiempo, y la niña continuaba con sus provocaciones, no tendría mas de 13 años, pero su enorme sensualidad la hacía parecer mayor, pero el riesgo para mí era tremendo, así que luchaba interiormente para no ceder ante aquella tentación.
Un día, vino a verme su madre, me explico que era viuda, que vivía sola con su hija, pero que ella tenía que trabajar, por lo que estaba muy preocupada ya que se había dado cuenta también que la niña andaba por mal camino, me pidió que la aconsejara ya que estaba pensando meterla interna, le ofrecí hablar con ella.
Me dirigí al salón de clases, pensativo, cuando la vi venir de frente, me paré y le dije que me acompañara a la dirección, una vez allí, tome asiento y le explique que su madre estaba preocupada y que estaba pensando meterla en un internado, no me esperaba la reacción de Nancy, la chiquilla rompió en llanto, dijo que jamás, jamás iría a un lugar así, que ya estaba demasiado sola, para que además le pasara eso, que prefería fugarse, desaparecer...lo dijo con tanta vehemencia, que estaba seguro de que lo haría. No dejaba de llorar, le temblaban las manos y trate de calmarla, le acaricie un poco la cabeza, cuando de repente se abrazo contra mí, como ella estaba sentada y yo de pie, su cara quedaba justo a la altura de mi estomago, por un momento no me di cuenta de que sus pequeños senos estaban rozando mis genitales, yo azorado trate de zafarme, pero ella, sin dejar de llorar me apretó mas, pidiendo que la ayudara, yo trataba de controlar la erección que se venía, y estaba paralizado por el deseo y el miedo, la situación era terrible, si entraba alguien en esos momentos, mi carrera estaba lista, como pude me zafé de su abrazo y le pedí que se calamara, ella me dijo que sí, pero que fuéramos a hablar a otra parte, yo le dije que eso era imposible, no podía salir de la escuela con una alumna.
Se quedo mirándome con sus grandes ojos negros, y me dijo algo que jamás olvidare:
Profe, no le gusto ni siquiera un poco?
Completamente azorado, balbucee, que sí, pero que yo tenía 38 años, era profesor y ella una niña....
No soy ninguna niña, y se lo puedo demostrar! ahora, paso del llanto a la agresión, allí estaba, furiosa, desafiante y con una sexualidad que expiraba por todos lados..
Repentinamente, cambia a un tono muy suave, y me dijo:
Profe, podríamos vernos en el parque de las palomas, esta tarde? podríamos hacer como un encuentro casual.
Las sienes comenzaron a latirme, aquello era demasiado, una pequeña adolescente me estaba proponiendo una cita, cuyas consecuencias podrían ser muy graves, increíblemente me escuche a mi mismo decir: A qué hora?....a las 5.30 de la tarde profe, así podre contarle mi vida, y entenderá muchas cosas.
Pase el resto del día en un limbo, no daba pie con bolas y me parecía vivir como en un sueño, cuando me di cuenta eran las 5, hora de salida, fui a mi auto, y me dirigí, como un sonámbulo, al parque.
Estacione el auto y comenzó a pasear, cuando vi su inconfundible figura, venia vestida con un vestidito muy corto y dando pequeños saltitos se dirigía directo a mí.
Hola Profe..Hola Nancy
Profe, vamos a sentarnos en aquella banca.
Una vez allí, Nancy me dijo:
Profe, le voy a contar cosas de mi vida, cosas que usted debe de saber, mi madre es viuda, yo tenía solo meses, así que no conocí a mi padre, mi madre se lio con un mecánico de la cuadra, con el cual vivió hasta hace un año, este señor, desde que yo tenía cinco años, me manoseaba, y a los nueve años me hizo el amor, desde entonces yo necesito hacerlo, pero no me gustan los muchachos, quiero un hombre como usted, fornido, que me haga sentir lo que yo quiero.
No podía dar crédito a mis oídos, aquello era demasiado, le dije que eso no podía ser..
Profe, si usted no me complace, voy a decirle a mi madre que usted ha querido abusar de mí!
Lo que faltaba. Ahora me estaba chantajeando!
Mira Nancy, déjame pensar, te llevare hasta cerca de tu casa, hoy es viernes, mañana sábado, podremos hablar con más tiempo.
Está bien, Profe, a qué hora nos podremos ver mañana?
Bueno a las tres de la tarde estaría bien....Ok.
Maneje hasta cerca de su casa, no nos dijimos nada, pero yo sentía las miradas de Nancy fijas sobre mí.
Hasta mañana Nancy...Hasta mañana Profe.
Una vez en mi cama, daba vueltas sin poder dormir, había tomado una decisión, quería cogerme a Nancy, no me importaba nada, solo quería metérsela, quería que fuera mía, oírla gritar....me quede dormido y me levante tarde, sería como la diez de la mañana, había tenido un sueño húmedo y los bóxer y la sabana estaban llenas de restos de semen. Mire mi miembro, yo sabía que era demasiado grande para poder meterlo en aquel pequeño cuerpo...suspire, mi decisión permanecía inmutable.
Una vez bañado, afeitado, y vestido, me dirigí resueltamente a comer algo.
Ya era casi la hora, fui directamente al parque, ya ella estaba sentada en la misma banca.
Hola Profe, Hola Nancy...
A donde vamos Profe...le dije que no sabía, a pasear un poco..
Profe, vamos a mi casa, la mire sorprendido...no se preocupe, mi madre no vendrá hasta mañana en la tarde, mi abuela está enferma y no le quedo más remedio que ir, me quiso llevar pero le prometí que no saldría de la casa, así que podemos ir.
Me indico el camino, yo manejaba en silencio, aparque donde me indico, y me dijo:
Es allí, yo iré primero, y luego usted, dejare la puerta del apartamento abierta, es la primera a la derecha de la puerta del ascensor, nadie le vera.
Observe como se alejaba, con aquella figura que era un martirio, se movía como solo puede moverse una adolescente, ágil, liviana, y muy sexy.
Espere dentro del auto unos cinco minutos después de que ella entrara al edificio, me baje, cerré y me fui lentamente hacia aquella puerta, que podría ser, la puerta del infierno o del paraíso.
Llame el ascensor, estaba en el cuarto piso, espere mientras que mi pene estaba tan duro que me dolía.
Al salir del ascensor no vi a nadie en el pasillo, salí y empuje la puerta, estaba abierta, entre y ella estaba allí, se había puesto una dormilona transparente, sin sostén, y un hilo dental, esa era todo, y su visión me llevo al séptimo cielo, avance unos pasos. La tome por la cintura y la bese, larga y apasionadamente, nuestras lenguas se movían y Nancy demostró ser una experta en besos..
Papi, papi, tanto tiempo, así quería yo acaríciame toda, quiero ser tuya...aquellas palabras lograron que los pocos frenos que me quedaban, terminaran por romperse, la levante y la lleve al sofá, la tumbe boca arriba, abrí sus piernitas y comencé a lamer aquella pequeña raja, mientras escuchaba sus gemidos de placer y sentía sus movimientos de caderas, así, así, que rico papi así ahhhhhhhh...mi lengua entraba y salía, le daba golpes de lengua a su clítoris cuando ella se vino en un orgasmo increíble..
Nancy, estás segura que no vendrá nadie?
Si papi, absolutamente segura.
La bese en la boca mientras que trataba de desnudarme, cayó el pantalón, baje el bóxer, lo saque con un pie, y salió mi terrible arma, Nancy al verlo abrió mucho los ojos..
Papi, pero, pero...que es esto?
Mi amor, ya me habías dicho que tuviste relaciones desde muy joven...
Pero papi, no entiendes, el novio de mi madre no tenía nada así, era menos de la mitad, eso es inmenso, jamás entrara en mi.
Mi cielo, poco a poco entrara, ven que veras que estas equivocada, la abrí de piernas, su pequeña vulva quedo expuesta ante mí, rosada, lampiña, sus nalgas perfectas y suaves eran un deleite maravilloso.
Puse la cabeza en su puerta y empuje un poco, entro la cabeza y Nancy lanzo un largo quejido, era cierto, la desproporción era muy grande, ahora al ver mi miembro al lado de su conchita me daba cuenta, pero ya era muy tarde, tenía que metérsela a como diera lugar.
Aguanta un poco pequeña, aguanta...
Papi, papi, me duele que cosa más grande, ayyy pero es rico, me gusta.
Yo empuje otro poco pero se me doblaba aunque estaba bien duro, la resistencia era mayor, lo tome con una mano, lo enderece y volví a empujar, entro hasta la mitad, la vulva de Nancy estaba hinchada, dilatada casi dos pulgadas, yo enardecido de placer, sentía sus contracciones que me estaban enloqueciendo...ayyyy papiiiii ahhhhh que delicia....que dolor, ahhhhh
En un arrebato de locura, empuje violentamente y Nancy, abriendose lo mas que podía, se trago completo, mi miembro.
Quede un instante inmóvil, ella se mecía suavemente, y se apretaba mas a mí, papi, papi, me tienes ensartada, lo siento dentro de mí, me la tienes clavada hasta dentro....ay que rico, nunca había sentido algo así, papi cógeme duro, soy tuya, cógeme.
Ahí acelere, metía y sacaba, ya Nancy había lubricado lo suficiente como para que se deslizara sin problemas, mi enorme pene, la dilataba, y ella se abría para recibirlo.
Cambie de posición, y la puse a caballo encima de mí, ella, se agarro de mi cuello y empezó a cabalgarme, se enterraba profundamente el miembro, y luego se restregaba, con movimientos circulares, aquello no era una niña, era una mujer lujuriosa, ávida de sexo.
Ahhhh...ahhhhh se estaba viniendo, sentía sus contracciones, la empuje con todas mis fuerzas, la tome por la cinturita, y la apreté contra mi, sentía que mi miembro chocaba contra el fondo de su vagina, y solté chorros de leche....así papi, siento tu leche caliente, dámela toda, ayyyyy me vengo otra vez así dale, dale...ayyyyh dale duro, me partes en dos, ayyy que grande....ahhhhh ahhhhh
Quedamos ambos exhaustos, paso más de una hora, me dirigí al baño y ella me siguió..Papi, nos bañamos juntos?..Bueno mi cielo, vamos.
} En la ducha, mi flácido miembro comenzó a despertar, Nancy al verlo se agacho y le dio una mamada que me llevo a las notas más altas del placer, la levante y comenzó a enjabonarla, la puse de espalda y enjabone su lindo trasero, mi erección ahora era otra vez terrible, la abrí de piernas y se lo apunte a su culito..No papi, no no, por ahí no, jamás entrara..no
Ya, ya, espérate, lo mismo dijiste hace un rato..La sujete por la cintura, apunte y empuje un poco..ayyyyy no me duele... quédate quieta y espera a que se dilate...continúe ejerciendo la misma presión, pero sin tratar de avanzar, Nancy gemía, poco a poco sentí que su esfínter cedía, dejando paso, yo apreté un poco, saque otro poco y así, hasta que estaba bien dilatada que empuje hasta que entro la cabeza...ay papi, me duele, pero es rico no te muevas, solo quédate así, yo, mientras tanto estaba masajeándole el clítoris y estimulándola, le acariciaba sus pequeños senos, cuando ella misma comenzó a metérselo, ya tenía la mitad adentro, así que sin más le di un empujón y quedo ensartada, la tome por la cintura y la levante del piso, ella apoyaba sus manitas en la pared y yo le atizaba mi miembro hasta lo más profundo de sus entrañas...ahhhhhhh ahhhhhh que rico papi, que rico, cógeme, soy tuya, párteme en dos, cógeme párteme pero cógeme métemelo todo, ayyyy
Mis bombeos aceleraron, yo jadeaba, le enterraba hasta las bolas mi barra de carne, mi placer era infinito, entonces me vine, solté grandes chorros de leche dentro de ella..
Papi, siento tu leche caliente, así, así, dámela toda, ayyyyyyyy métemela mas...
Cuando nos secamos, y nos fuimos a la cama yo quería marcharme, pero ella me rogo que me quedara, quería dormir conmigo, me aseguro que no habría peligro alguno, así que me quede, me quede esa, y muchas otras veces, hoy en día, es mi esposa, la madre de Nancy murió cuando ella tenía 17 años, sin familiares en el mundo, no hubo problemas y soy un hombre feliz.
Se que lo que siente Nancy por mi, es en parte la falta del padre que nunca tubo, pero también se, que si no fuera conmigo, seria con otro, asi que que no hago bolas, disfruto su maravillosa compañía y soy feliz.




Más Relatos Eróticos



Relatos Eróticos

Autosatisfacción
Confesiones
Control Mental
Cybersexo
Dominación
Fantasías
Fetichismo
Filial
Gays
Lesbianas
Infidelidad
Intercambios
Interracial
Jovencitas
Maduras
Maduros
No Consentido
Orgías
Primera Vez
SadoMaso
Sexo Anal
Sexo Oral
Transexuales
Voyerismo
Zoofilia
Otros


Ligar y Conocer Gente

Nube de Tags

horoscopo juegos gratis musica noticias monografias casino tarot directorio de blogs tests interpretación de sueños conocer gente peliculas online empleos poker angeles consultorio sexual becas diarios de viajes anime clasificados chistes fotolog videos online monografias